Mar 29

El Pecado de los Ángeles

Hermoso serafín del Edén y fantasía,
Tu suave mimo ardiente conforta mi alma;
Abrázame, tórnate en mi amante de utopía
Y súmete conmigo en el cielo de la calma.

Como niños entre flores jugando libremente;
Imploro se ateste en lozanía tu aroma a miel
Y los recuerdos eternos de cada instante
En que privados de atavío rozamos nuestra piel.

Dulce, suave y suculento, a cual fruto de la vid,
Son tus tiernos besos de deseo inigualable.
A causa de ellos he pecado en buena lid;
Pues si de amarte acusasen seria culpable.

Poema de Jorge Saleh, @sxar

Mar 23

La Mujer Fuerte

Me acuerdo de tu rostro que se fijó en mis días,
mujer de saya azul y de tostada frente,
que en mi niñez y sobre mi tierra de ambrosía
vi abrir el surco negro en un abril ardiente.

Alzaba en la taberna, honda, la copa impura
el que te apegó un hijo al pecho de azucena,
y bajo ese recuerdo, que te era quemadura,
caía la simiente de tu mano, serena.

Segar te vi en enero los trigos de tu hijo,
y sin comprender tuve en ti los ojos fijos,
agrandados al par, de maravilla y llanto.

Y el lodo de tus pies todavía besara,
porque entre cien mundanas no he encontrado tu cara
¡y aun te sigo en los surcos la sombra con mi canto!

Poema de Gabriela Mistral

Mar 21

Invictus

Desde la noche que sobre mí se cierne,
negra como su insondable abismo,
agradezco a los dioses, si existen,
por mi alma invicta.

Caído en las garras de la circunstancia,
nadie me vio llorar ni pestañear.
Bajo los golpes del destino,
mi cabeza ensangrentada sigue erguida.

Más allá de este lugar de lágrimas e ira
yacen los horrores de la sombra,
pero la amenaza de los años, me encuentra,
y me encontrará, sin miedo.

No importa cuán estrecho sea el camino,
cuán cargada de castigo la sentencia.
Soy el amo de mi destino;
soy el capitán de mi alma.

Poema de William Ernest Henley (1849–1903).

Es un poema ampliamente conocido gracias a un hombre que dejó huellas en el historia de la humanidad: Nelson Mandela

Mar 18

BESO

BESO

En tus libidos labios divague durante horas;
Desde el alba hasta el ocaso atestiguó la luna.
Sumida al éxtasis sucumbiste entre gemidos,
Mientras esclavizaba en ti todos mis sentidos.

Con reitero hicimos vívido nuestros sueños
Y abrazados pernoctamos hasta asolearnos.
Tus caricias de partida rocé con nostalgia,
Pues me apenó de tu mirar la eterna divergencia.

Al toparnos nuevamente evadí tu mirada
Pues temí que al cruzarme con lo verde de tus ojos
Encendiese en mí el veleidoso mar de anhelo
Solamente apaciguadle al inicio de estos versos.

Poema de Jorge Saleh, @sxar

Mar 17

El esposo alaba a la esposa

He aquí que tú eres hermosa,
amiga mía; he aquí que tú eres
hermosa; tus ojos entre tus guedejas
como de paloma; tus
cabellos como manada de cabras
que se recuestan en las laderas
de Galaad.

(…)Tus labios como hilo de grana,
Y tu habla hermosa;
Tu cuello, como la torre de David, edificada para armería;
Mil escudos están colgados en ella,
Todos escudos de valientes.

Hasta que apunte el día y
hayan las sombras, me iré al
monte de la mina, y al
collado del incienso.
Toda tú eres hermosa, amiga
mía, y en ti no hay mancha(…)
(…) Prendiste mi corazón, hermana, esposa
mía; has apresado mi corazón con
uno de tus ojos, con una gargantilla
de tu cuello(…)

(…) Como panal de miel destilan
tus labios, oh esposa; miel y
leche hay debajo de tu lengua;
y el olor de rus vestidos como el
olor del Líbano.

Cantar de los Cantares de Salomón

Mar 16

Via Crucis

Mujer
ya no me toques
que tengo aún
tu llaga
de desdén
en carne viva

no quieras
ya tocarme
que mi boca
de tu boca
en su desvelo
tiene anhelo
de cauterios
todavía

no te me acerques
que busco
en las almohadas
aroma de tu pelo
y guardo aún
un luto
de lunas
sin ventanas
por ese amor nonato
y esa niña güera
que no nos nacería

apartá
de mi
tu cáliz
quedate a Dios
mujer
de la agonía

pero es en vano
y caigo
nuevamente
de rodillas
en tu dolorosa vía

¿de mi pena
cirenea
no serías?

— quo vadis homo tristis?
— al Calvario
de tu monte
lacerado
en la cruz
de tu cuerpo
a padecer
otra vez
crucificado

Poeta Argentino: Amigo Guillermo Háskel

Mar 13

¡Vivir!

Siempre ten presente que la piel se arruga,
el pelo se vuelve blanco,
los días se convierten en años.
Pero lo importante no cambia,
tu fuerza y tu convicción no tiene edad.

Tu espíritu es el plumero de cualquier tela de araña.
Detrás de cada línea de llegada, hay una partida.
Detrás de cada logro, hay un desafío.
Mientras estés vivo, siéntete vivo.

Si extrañas lo que hacías,
vuelve hacerlo, no vivas de fotos amarillas.
Sigue, aunque todos esperen que abandones.
No dejes que se oxide el hierro que hay en ti.

Haz que en vez de lástima te tengan respeto.
Cuando por los años no puedas correr trota.
Cuando por los años no puedas caminar, usa el bastón.
Pero… ¡Nunca te detengas!

Me puedo caer,
me puedo herir,
puedo quebrarme,
pero con eso no desaparecerá,
mi fuerza de Voluntad.

Poema de la Madre Teresa de Calcuta

Mar 12

Amo, Amas…

Amar, amar, amar, amar, siempre con todo
el ser y con la tierra y con el cielo,
con lo claro del sol y lo oscuro del lodo;
amar por toda ciencia y amar por todo anhelo.
Y cuando la montaña de la vida nos vea dura y larga
y alta y llena de abismos,
amar la inmensidad que
es de amor encendida.
¡Y arder en la fusión de nuestros pechos mismos!

Poeta: Rubén Dario. Otros Poemas (XXX) Nicaraguense.

Mar 12

Variaciones sobre un tema de Heráclito

No sólo el río es irrepetible

tampoco se repiten
la lluvia el fuego el viento
las dunas del crepúsculo

no sólo el río
sugirió el fulano

por lo pronto
nadie puede
mengana
contemplarse dos veces
en tus ojos.

Poeta: Mario Benedetti. “El Amor, las mujeres y la vida”. (1996)

Mar 10

El amor no acaba nunca

El amor busca lo bueno
por todas partes,
el amor no tiene envidia,
el amor no fanfarronea,
el amor no se hace ilusiones.
El amor no se da
porque sea bonito.
El amor no se busca a si mismo,
el amor no deja
que le amarguen la vida,
ni es rencoroso.
Se regocija en todas las cosas
buenas que pasan.
El amor soporta todo,
el amor cree todo,
el amor espera todo,
el amor aguanta todo.
El amor no acaba nunca
(San Pablo)